El puente romano del río Tormes

El Puente Romano es uno de los más históricos de Salamanca, atravesando el Tormes en diferentes zonas y ofreciendo una de las mejores rutas de paseo para acceder desde las zonas bajas.

Formaba parte de la Vía de la Plata, una de las tres rutas romanas que unían la ciudad de Emérita Augusta (Mérida) y Cesar Augusta (Zaragoza). Los orígenes del puente aún no se conocen, pero se sospecha que durante los reinos de tres distintos emperadores se realizaron diferentes obras en el puente: Augusto, Vespasiano y Trajano.

Del puente original solamente se conservan 15 arcos de medio punto, y cada uno de ellos está compuesto a su vez por 33 dovelas de 1 metro. Posteriormente, durante el reinado de Felipe IV, en el siglo XVII se construye una nueva parte separada por una torre que hoy ha sido reducida a una amplia pila del puente.

El puente se mantiene en pie y atraviesa el río Tormes, y entre las atracciones y monumentos salmantinos su herencia romana es una de las más fuertes e importantes, principalmente por tratarse de una importante localidad romana que con el paso de los años ha sabido convertirse en atractivo para el turismo internacional y regional.

Vía: wikisalamanca

El Convento de Santa Clara

El Convento de Santa Clara en Salamanca es uno de los edificios que forma parte de los complejos arquitectónicos más antiguos y prestigiosos de la ciudad. Fue construido en el siglo XIII y restaurado recién en 1988 por orden de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León.

Al ser un convento de clausura, solamente algunas de sus partes están abiertas a las visitas del público. La zonas que pueden visitarse incluyen: el coro bajo, coro alto, claustro e iglesia.

La zona del coro bajo mide casi 28,4 metros de largo y 9,60 de largo. El diseño elegido fue de corte renacentista y se destaca por las hermosas pinturas cubiertas de cal que fueron parte de los trabajos de restauración.

En el coro alto, de similares dimensiones, encontramos rastros de una reforma previa realizada en el siglo XVIII. Una ventana enrejada permite vislumbrar parte del interior de la iglesia, pero al ser un convento de clausura el ingreso está restringido.

La última parte que se puede visitar en algunas ocasiones es la iglesia en sí, con una combinación de estilo barroco y decoraciones churriguerescas. La obra del retablo mayor fue hecha por el propio Churriguera y el señor Pedro de Gamboa.

El Convento de Santa Clara puede visitarse del 1 de julio al 31 de agosto de lunes a viernes de 9:35 a 13:35 y 16:20 a 19:00. Los sábados y domingos de 9:05 a 15:00.

El resto del año, del 1 de septiembre al 30 de junio, los horarios son similares los días de semana, pero los fines de semana abre a las 9:35 y hasta las 15.

Vía: Salamanca

La Clerecia, un edificio barroco

En el centro del casco histórico de Salamanca encontramos una de las joyas arquitectónicas del estilo barroco, la Real Clerecía o el Colegio del Espíritu Santo.

Su objetivo original era servir como edificio para el Colegio de la Compañía de Jesús, permitiendo a los seminaristas prepararse para extender desde Salamanca la religión cristiana.

Juan Gómez de Mora fue el arquitecto de la obra, aunque la construcción se extendió hasta 1755 y el proyecto original sufrió varios cambios. En el conjunto destacan tres partes principales: fachada, iglesia y claustro.

La fachada, de estilo barroco, fue hecha en una primera parte por Mora y consta de seis columnas de orden compuesto y tres puertas. En la puerta central hay una hornacina con la estatua de San Marcos. El cuerpo superior fue realizado por Pedro Mato y tiene un gran frontón representando al Espíritu Santo.

La iglesia tiene los esquemas típicos de las escuelas jesuiticas, con planta en forma de cruz latina y una sola nave. Las capillas están situadas en los contrafuertes y están todas interconectadas.

El claustro de La Clerecía fue construido por el arquitecto Andrés García de Quiñones y está dividido en tres cuerpos. Hoy, el edificio funciona como sede de la Universidad Pontificia de Salamanca.

Vía: rutasporsalamanca

Un paseo por la villa medieval de Ledesma

Ledesma es una increíble aldea medieval en Salamanca, una oportunidad única de conocer las fuertes influencias romanas en suelo español, alzada sobre un macizo de granito a 780 metros sobre el nivel del mar.

A lo largo de la historia, Ledesma ha caído en manos de musulmanes y españoles en numerosas ocasiones, y las aguas del río Tormes que la rodean, convierten a la localidad en un verdadero ejemplo de las guerras y conflictos de la época medieval.

Una excelente forma de conocer más a fondo los atractivos de la ciudad es visitando el Centro de Interpretación Histórica, allí el personal cualificado invita a realizar recorridos por el antiguo edificio de la iglesia de San Miguel y narra algunos de los eventos más importantes que han convertido a Ledesma en una localidad famosa entre los salmantinos.

Otros edificios importantes en la localidad incluyen la iglesia de Santa María la Mayor y la de Santa Elena. Esta última es la más antigua de Ledesma. El Castillo Fortaleza hoy funciona como un centro cultural, en su Patio de Armas se congregan toda clase de artistas y eventos culturales que reúnen a gran parte de la población.

Es una localidad tranquila, que conserva los rasgos principales de su historia y los comparte con visitantes de todas partes del mundo, aunque en su mayoría son viajeros que desean conocer más a fondo la historia de España, una nación que ha sobrevivido diferentes conflictos a lo largo de su historia.

Vía: ayuntamientodeledasma

La Redonda, pueblos y turismo rural en Salamanca

La Redonda es uno de los pequeños municipios dentro de la comarca de El Abadengo, en Salamanca. Está ubicada a poco más de 100 kilómetros de la capital de Salamanca y tiene menos de 100 habitantes.

El atractivo principal de La Redonda es su atención a los viajeros en la posada y habitaciones de alquiler, un recorrido por el interior de Salamanca no puede ignorar una pausa en este poblado rural tradicional, donde se puede disfrutar la comida tradicional y el buen trato de los españoles del interior, cuyos modos de vida son muy diferentes a los ritmos vertiginosos de las grandes ciudades.

Los hermosos paisajes de La Redonda están rodeados por Los Arribes del Duero. Está a 600 metros sobre el nivel del mar y en un paraje justo en medio de la región, con algunos de los mejores paisajes del interior salmantino.

El valor artístico del pueblo está dado por diferentes arquitecturas religiosas, siendo la Ermita de La Redonda la más conocida entre los circuitos turísticos rurales. La imagen del Cristo de la Misericordia y el Jesús Nazareno son de las más reconocidas en el pueblo por salir durante cada procesión de la Semana Santa.

Vía: Casaturismorural

Atracciones en Salamanca: Plaza Mayor

Salamanca es uno de los destinos más importantes de España, una ciudad repleta de atractivos históricos y culturales que no debemos dejar de visitar cuando decidimos pasar unas vacaciones inolvidables en alguno de sus múltiples hoteles.

Empezamos un recorrido por lo más hermoso de la ciudad, la Plaza Mayor, un excelente punto de encuentro ya que desde aquí estamos a poca distancia de las más importantes atracciones de la ciudad.

La plaza es una de las más hermosas de toda España. Fue construida entre los años 1729 y 1755 y sirve como una clara demostración de los mejores rasgos del estilo barroco. En el norte de la plaza se encuentra el edificio del Ayuntamiento de Salamanca.

En los alrededores de la plaza se pueden vislumbrar cientos de medallones que decoran los pilares y columnas y arcos. Están inspiradas en las figuras más importantes de la historia de la ciudad como Miguel de Unamuno, Fray Luis de León o los reyes españoles.

También es muy recomendable acercarse a la llamada Catedral Vieja, construida en 1140 con elementos románicos y góticos. El Altar Mayor cuenta con 53 paneles pintados por el artista Nicolás de Florencia y están fechados en el siglo XV.

Vía: wikisalamanca

Colegio Fonseca o de los Irlandeses

El Colegio de Fonseca, también conocido con el nombre de Colegio de los Irlandeses, fue fundado en el año 1521 por don Alonso de Fonseca y Acebedo, primado de la sede metropolitana de Toledo.

Su sobrenombre proviene de la gran cantidad de jóvenes irlandeses que se inscribieron en sus aulas durante los primeros años, y actualmente funciona como residencia de los profesores de la Universidad de Salamanca.

La primera piedra de la construcción fue puesta en 1528 y recién en 1578 se inauguraría el colegio que incluía un gran atrio con escalera en forma de la fachada edilicia. El granito y la piedra dorada de Villamayor dan un interesante contraste de colores a la vez que forman parte en grandes cantidades del material utilizado para llevar a cabo el proyecto.

La capilla del Colegio de Fonseca tiene una planta en forma de cruz latina y la bóveda cubre junto a una crucería estrellada, dando un estilo peculiar al edificio que sirviera como templo del saber hasta convertirse en la residencia docente.

El patio tiene dos plantas e incluye arquerías, pilastras corintias y un buen número de detalles arquitectónicos que vale la pena recorrer y visitar para hacerse a la idea del estilo de construcciones de la baja Edad Media en Salamanca.

Vía: campus

Iglesia de San Marcos

La Iglesia de San Marcos en Salamanca es uno de los edificios de estilo románico más famosos e importantes de la ciudad. Está ubicada en la zona más antigua de la ciudad, detrás de las murallas y su construcción data de fines del siglo XI.

En un principio estaba destinada a ser una parroquia, y destaca por su peculiar planta redonda que no supera los 22 metros de diámetro, bastante pequeña para lo que se acostumbraba en la época.

El edificio fue la sede oficial de la Real Clerecía de San Marcos y a diferencia de otras iglesias, en su interior se aprecia una división en tres naves rematadas con ábsides. Los datos oficiales mencionan que el rey Alfonso IX le entrego la parroquia a una asociación especial del clero llamada clerecía de San Marcosm y funcionó así hasta la expulsión de los jesuitas en 1769. La denominación entonces paso a ser Colegio del Espíritu Santo.

El estilo más románico de la construcción le fue dado después de las últimas refacciones en 1967 cuando se recuperó el estilo original debido a los diferentes cambios que se dieron con el paso de los años.

Vía: castillodeloarre

La Casa de las Muertes

Paseando por Salamanca nos podemos acercar al peculiar estilo artístico plateresco reflejado en varias construcciones antiguas, una de las más representativas es la Casa de las Muertes construida a principios del siglo XVI por Alfonso de Fonseca.

Aún hoy pueden apreciarse los escudos nobiliarios de su familia y el cartel que reza ‘el serenísimo Fonseca patriarca Alejandrino’. Su nombre, que evoca la muerte y el terror, es más bien causa de fantasías que de verdaderos eventos tenebrosos.

Lo cierto es que en 1753 la calle donde se erige el edificio era ‘de las Muertes‘ y seguramente eso motivó el bautismo popular de la construcción. Las leyendas incluyeron una versión publicada por Bolanegra en 1898 que hablaba sobre una relación amorosa entre un Monroy y una Manzano, familias rivales que terminaron llevando a la muerte a dos individuos.

Dice la leyenda que dos años después, cuando se construyó la casa, se encontraron dos cuerpos sin cabeza, los hermanos Manzano que fueran asesinados por María la Brava.

Leyendas al margen, se trata de uno de los edificios más lindos de Salamanca, con sus detalles en los marcos y ventanas dando cuenta del exquisito trabajo de los arquitectos y artistas platerescos que deseaban funcionalidad y ostentación.

Vía: salmantinos

El nuevo centro de interpretación de Salamanca

Monumenta Salmanticae es el centro de interpretación del patrimonio artístico e histórico de Salamanca. Abrió sus puertas a principios de 2011 y se ha convertido en un espacio muy abierto y dinámico centrado en el aprendizaje de la historia y las tradiciones locales.

Según Ramón Álvarez, director de la Fundación de Patrimonio Histórico de Castilla y León, el objetivo es acercar el patrimonio arquitectónico e histórico salmantino de una forma centralizada y siempre actualizada para responder a la demanda de información de los ciudadanos de forma directa, variada y fácil de adquirir, con expertos capacitados para intercambiar la información con el público.

El centro Monumenta Salmanticae abrió sus puertas en el edificio de la antigua Iglesia de San Millán. Este templo románico, con algunos toques de estilo barroco, está ubicado en el centro del casco histórico de Salamanca y hasta la fecha se encontraba casi abandonado, motivo por el cual se ha decidido darle un uso mucho más masivo.

Álvarez remarcó el enfoque del centro de interpretación, creado para ofrecer una perspectiva original y repartido en la nave principal de la antigua iglesia con más de 200 metros cuadrados donde se realizarán charlas, exposiciones y toda clase de eventos culturales de importancia para la comunidad de Salamanca.

Vía: salamanca