El casco histórico y la universidad de Salamanca

Salamanca es una de las ciudades más importantes a nivel turístico en toda España. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988 y posteriormente Capital Europea de la Cultura, sus calles están repletas de monumentos históricos y obras de gran valor cultural.

Apoyada en la importancia histórica de los sucesos que han acontecido en la historia española, la ciudad celebró, por ejemplo, 250 años desde la construcción de la Plaza Mayor.

Su casco histórico cuenta con monumentos arquitectónicos de diferentes estilos, que la convierten en un centro turístico, cultural e histórico visitado regularmente por cientos de viajeros de todas partes del mundo.

La muralla medieval antigua sirve como muro de contención a la parte más importante del casco histórico. Una caminata por entre sus museos, iglesias, plazas y monumentos se convierte en una ruta inolvidable para aquellos que decidan conocer la ciudad de Salamanca y sus maravillas.

Salamanca recibe el nombre de Ciudad del Saber, y allí se yergue la Universidad más antigua de toda España. Fue fundada en 1218 por el rey Alfonso IX de León.

Una suerte de viaje en el tiempo inolvidable y emotiva que hoy reboza de la combinación entre la historia y la actualidad, la juventud que sigue adquiriendo sus conocimientos en Salamanca y la representan como una ciudad de intelectuales y conocimientos.

Vía: salamanca

La catedral nueva de Salamanca

Mencionamos en una entrada anterior la catedral vieja de Salamanca, pero hoy nos acercamos a la Catedral Nueva de la Asunción uno de los templos más visitados de la ciudad.

Este edificio está anexado a la vieja estructura y empezó a construirse en el siglo XVI. Los reyes católicos estuvieron muy ligados a la promoción de este nuevo templo, y cuando se inauguró en el siglo XVIII el estilo gótico inicial se había fusionado con otros estilos.

El diseño incluye una planta de forma rectangular y tres naves, cada una con capillas hornacinas y bóvedas estrelladas. El crucero destaca por un cimborrio de ocho ángulos y una cúpula con forma de semiesfera para rematar.

La fachada de la catedral de Salamanca tiene relieves que retratan las escenas principales de la Epifanía y el Nacimiento. También está la figura de Cristo crucificado, una de San Pablo y otra de San Pedro.

La Puerta del Patio Chico tiene decoraciones y adornos de tipo naturista y en la Portada de Ramos se representa la entrada de Jesús a Jerusalén.

El coro de la catedral está diseñado en estilo barroco, fue construido en el siglo XVIII y se divide en dos secciones, la primera con capacidad para 57 sillas y la segunda con 41.

Vía: catedralsalamanca

Ávila, turismo por Salamanca y alrededores

Para seguir con nuestros paseos y recomendaciones por Salamanca y la comunidad de Castilla y León hoy nos vamos hasta la ciudad amurallada de Ávila.

Su momento de mayor esplendor fue en el siglo XVI gracias a un importante despliegue económico. En esa época se construyeron los monumentos y edificios más destacados, tanto civiles como religiosos, y aún hoy se conservan en casi perfecto estado.

Si uno piensa en Ávila lo primero que viene a la mente es su muralla, siendo que es una de las ciudades amuralladas mejor conservadas de todo el continente. La imponente fortaleza tiene más de 100 torres, 2500 almenas y 6 gigantescas puertas que servían para mantener resguardados a los habitantes en épocas de luchas constantes.

La Puerta de los Leales es una de las entradas más conocidas de la ciudad. Por ella accedemos a la zona de la Catedral de Ávila, construida entre los siglos XII y XIV. Su ábside adosado a la muralla le confiere un estilo fuerte de construcción, una suerte de anexo a la ciudad protegida y sus murallas.

La fachada de la catedral está decorada con distintos elementos del barroco y el gótico, y en el interior están los hermosos relieves y una estética medieval que atraerá a los amantes de la historia y la arquitectura.

Vía: avilaturismo

La histórica universidad de Salamanca

La universidad de Salamanca es uno de sus edificios más importantes, quizás el referente cultural más conocido debido a su imponente arquitectura o a las múltiples carreras y personalidades del mundo intelectual que recorren y recorrieron sus pasillos.

Fue fundada por Alfonso IX a mediados del siglo XIII y se cuenta entre las más antiguas del país. El edificio principal fue construido en el siglo XV y su construcción fue ordenada por el papa Benedicto XIII. Su estilo recuerda al plateresco y es considerada una de las joyas de la arquitectura en Salamanca.

Para su construcción se utilizaron piedras de Villamayor, y la fachada decorada con filigrana en piedra permite distinguir las figuras y objetos tallados, como la rana que hoy es un símbolo de la universidad.

Una de las atracciones más importantes es su biblioteca antigua. Constituida por más de 150.000 volúmenes y casi 400 años de historia en lo que se relaciona con temáticas intelectuales, escritores, filosofía, religión y mucho más.

Las viejas aulas de lectura están elegantemente dispuestas alrededor del claustro y hoy se pueden visitar, además de recorridos que cuentan la historia de distintas personalidades españolas que estudiaron y trabajaron durante la llamada Edad de Oro española.

Algunas de las aulas aún se utilizan para celebrar congresos y charlas especiales, y es una visita cultural imperdible en Salamanca.

Vía: usal

Historia de la Plaza Mayor (2)

Seguimos conociendo la historia de la famosa Plaza Mayor en Salamanca. Después de la colocación de una pequeña fuente con forma octogonal en el centro de la plaza, la zona se convirtió en un inmenso jardín que perduró hasta mediados del siglo XX cuando se decidió remodelarla y otorgarle el estilo actual.

La uniformidad de la plaza permite que destaquen edificio como el del Ayuntamiento, el de mayor tamaño del complejo, y responsable de la ruptura homogénea. Su cuerpo inferior tiene cinco arcos y se levanta en dos pisos con balcones. La decoración en general está influenciada por el barroco francés que se percibe en las fachadas sobrecargadas.

El lado oeste presenta el Pabellón Real, donde hay representaciones de los distintos monarcas desde Alfonso XI hasta Fernando VI. Frente al Ayuntamiento tenemos el Pabellón de San Martín donde hay figuras de los conquistadores y descubridores españoles.

La idea era que en el pabellón del Ayuntamiento se recogieran las imágenes de los santos españoles y en el oeste los sabios destacados de la cultura.

Antiguamente, el terreno de la Plaza Mayor era utilizado para las actividades religiosas y sociales de mayor envergadura. Hoy es una de las atracciones que no podemos dejar de visitar para conocer a fondo las maravillas de la arquitectura tradicional en Salamanca.

Vía: rutasporsalamanca

Historia de la Plaza Mayor (1)

La Plaza Mayor de Salamanca es el punto de referencia para una visita por el corazón de la ciudad. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1973 y se trata de uno de los monumentos más importantes de la localidad española.

En sus orígenes era conocida como Plaza de San Martín porque estaba ubicada al lado de la Puerta del Sol de la Muralla, cerca de la iglesia de San Martín. Su extensión era mucho mayor, abarcando parte de la actual plaza del mercado, la del Poeta Iglesias y la de Corrillo.

En esos tiempos era conocida como la plaza más grande de la cristiandad, y allí se realizaban todas las funciones sociales más importantes de la época medieval, mercado, festivales, fiestas y anuncios de todo tipo.

En 1724 el arquitecto Alberto de Churriguera divide parte de la plaza y comienza el diseño de una similar a la de Madrid. Allí se emplazaría el ayuntamiento de Salamanca y pasa a obtener el rango de Plaza Mayor.

El ala este de la plaza recibe el nombre de Pabellón Real y servía como muro de contención para que el suelo de la nueva plaza quedará horizontal. Aquí se encuentran algunos bustos de reyes españoles mientras que en las restantes alas del parque hay medallones que representan a otros personajes importantes de la historia, sabios, descubridores o santos.

Vía: rutasporsalamanca

La catedral vieja de Salamanca

La catedral vieja de Salamanca empezó a construirse a mediados del siglo XII con las directrices de Pedro Pérez, pero las obras en sí tardarían más de un siglo en completarse definitivamente.

Se trata de una construcción de estilo románico, con tres naves, tres ábsides y planta de cruz. Por el material utilizado, parece más una fortaleza que una catedral antigua, pero sus funciones han sido desde siempre abocadas a la religiosidad.

En su interior descansan algunas de las pinturas más famosas de la ciudad de Salamanca, como la de Nicolás Fiorentino que consta de 53 tablas pintadas donde se narra la vida de Cristo y la Virgen. El retablo data del siglo XV y fue realizado con la técnica denominada temple.

También está la estatua tallada de la Virgen de la Vega, patrona de la ciudad, cuyas manos y cabeza son de bronce.

En el siglo XVIII, cuando sucedió el terrible terremoto de Lisboa, la capital portuguesa, el claustro de la catedral vieja en Salamanca sufrió varios daños, y la restauración quedo a cargo de García de Quiñones, quién implemento algunos detalles de estilo neoclásico.

Entre las capillas que se encuentran en el complejo de la vieja catedral contamos la Capilla de San Martín (en la torre de campanas), la Capilla de Talavera (la más antigua, del siglo XII) y la Capilla de Santa Bárbara (fundada en el siglo XIV).

El convento de San Esteban

El Convento de San Esteban, en Salamanca, es uno de los puntos de interés que han convertido a la ciudad en referente del turismo interior de España.

Se encuentra en la zona del centro histórico, emplazada en medio de la Plaza del Concilio de Trento. El edificio original, un convento de diseño primitivo, fue erigido poco después de la llegada de los monjes dominicos a Salamanca entre 1255 y 1256.

Posteriormente, el paso del tiempo derruiría el edificios y se llevaría a cabo la construcción del imponente complejo actual en 1524 y por iniciativa de Fray Juan Álvarez de Toledo.

Continúa leyendo El convento de San Esteban