Salamanca, historia de la Ciudad Universitaria 2da parte

Ciudad Universitaria Salamanca

Siguiendo con el repaso de la historia de Salamanca, llegamos al año 1218. La ciudad ya había crecido gracias a los fueros que le otorgó el rey Alfonso IX y en el año en cuestión se funden los Estudios Generales, basamento para lo que luego sería la Universidad.

La época de máximo esplendor de Salamanca llega en el siglo XVI después de varios enfrentamientos entre los señores feudales de la región. El comercio impulsa nuevas rutas, empiezan a llegar artesanos, artistas y eruditos y Salamanca es reconocida como una de las ciudades emblemáticas del renacimiento español.

La Universidad se erige como centro de cultura y saber, miles de estudiantes de todas partes del país y de otros reinos acuden a formarse en las bases humanistas e intelectuales que se desprenden de los claustros de la institución.

Las construcciones de esta época también dan cuenta del gran momento de Salamanca, con una nueva catedral de estilo plateresco que se convierte en sinónimo de este estilo artístico y arquitectónico.

Escritores, filósofos, pintores y escultores se encargan de llevar a todas partes del país y de Europa las bondades de la educación y el conocimiento de la Universidad. La ciudad crece y prospera casi sin techo.

Salamanca, historia de la Ciudad Universitaria

Ciudad Universitaria Salamanca

La historia de Salamanca está estrechamente ligada a su Universidad, una de las más antiguas de España y del continente europeo. Nació hace 2700 años a partir de un pequeño asentamiento en la parte alta del Cerro San Vicente, justo al lado del río Tormes, eran los tiempos de la denominada Primera Edad de Hierro.

Entre los rastros de pueblos prerromanos se encuentra una escultura zoomorfa (con forma de animal) llamada Toro del Puente.

Aníbal Barca atacó la ciudad en el año 220 antes de Cristo y con su escuadrón compuesto por 40 elefantes sentó las bases de la posterior victoria romana sobre pueblos antiguos. A partir de ese momento Salamanca pasa a ser uno de los puntos estratégicos más importantes de la denominada Vía de la Plata.

Su puente une rápidamente Astoga y Mérida y aún hoy sigue en pie dando cuenta del paso de los años sobre las aguas del Tormes. La caída del imperio romano en el siglo V trae 700 años de olvido para la ciudad, pero en el siglo XI el conde Raimundo de Borgoña la vuelve a poblar y en 1102 se empieza a construir la catedral románica que marcará un nuevo momento de gloria y esplendor.

Las murallas de Ciudad Rodrigo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ciudad Rodrigo es uno de los destinos turísticos más conocidos de Salamanca, reconocido a nivel internacional por sus famosos Carnavales del Toro y su estupenda calidad gastronómica.

En 1944 la ciudad fue declarada Conjunto Histórico Artístico; su antigua muralla del siglo XII empezaron a construirse bajo las órdenes de Fernando II de León y hoy forman el perímetro de protección de 2 kilómetros de longitud que recorre todo el casco antiguo de la ciudad, una verdadera joya medieval.

La zona amurallada de Ciudad Rodrigo tiene forma elíptica y en algunos tramos incluso se conservan los tramos construidos durante la dominación romana. Es un paseo inolvidable de corte histórico y arquitectónico.

La importancia defensiva de la muralla llevó a que sea reconstruida en muchas ocasiones, la de mayor envergadura durante el reinado de Felipe V.

Siguiendo el paseo de las murallas de Ciudad Rodrigo encontraremos diferentes miradores que nos permiten visualizar algunas de las zonas más hermosas de la ciudad y los alrededores. En su tiempo, estos miradores permitían advertir con cierto tiempo la llegada de enemigos y así preparar al ejército defensivo.

Un paseo que nos transporta al pasado y conserva la magia medieval de Ciudad Rodrigo en el centro de Salamanca.

Vía: Guiarte

Salamanca: pasado y presente


Al visitar esta ciudad podemos tener la garantía de que encontraremos diversos atractivos que harán nuestro viaje de una gran riqueza de actividades tanto de diversión como culturales. Y por lo tanto será un viaje inolvidable. Ya que en una ciudad como Salamanca podemos disfrutar de la grandeza y la vigencia del pasado en la vitalidad de lo contemporáneo de la juventud siempre presente en esta ciudad que es principalmente de estudiantes.

Después de visitar el casco histórico con toda su belleza arquitectónica y sus monumentos históricos, podemos hacer una parada para disfrutar de los excelentes restaurantes que dan prueba de la deliciosa gastronomía local dispuesta para deleitar nuestros paladares. No podemos olvidarnos de visitar el Teatro Liceo que ofrece una cartelera muy variada que puede satisfacer cualquier gusto. Conciertos de diversos tipos de música desde la clásica música instrumental para viajeros refinados, y música simplemente divertida y popular, incluso si nos encontramos con suerte podremos presenciar algún concierto de algún artista español conocido. También tiene una cartelera importante respecto al teatro e incluso podemos presenciar interesantes presentaciones de libros. Tampoco podemos olvidarnos de buscar la cartelera más alternativa que ofrecen los bares nocturnos, con presentaciones en lugares íntimos como pequeños bares céntricos llenos de vida.

Vía: Web del Ayuntamiento de Salamanca

Salamanca y su legendaria Universidad


Salamanca y sus nombres ilustres. Nombres que pertenecen a celebres hombres como Unamuno, Nebrija, Colón, Teresa de Ávila, Fernando de Rojas, Alfonso X, y muchos personajes más que podríamos seguir enumerando, por su importancia tanto en la ciudad como en sucesos que fueron fundamentales en diversos aspectos históricos, culturales, artísticos, entre otras importancias para la historia del mundo, por lo menos el occidental.

Salamanca y su legendaria Universidad, y su plaza mayor, donde podemos tomar un café o una buena copa de vino, en alguno de los tantos restaurantes y terrazas, especialmente en el café histórico el Novelty donde el poeta Miguel de Unamuno, se tomaba todas las tardes un café disfrutando de la vida social del café, y de la vista de la bella plaza. Sus catedrales, sus conventos, su casa de las conchas, sus múltiples espacios arquitectónicos, calles, sus museos y su gente tan hospitalaria y cálida. Y todo un apartado necesitaríamos para hablar solamente de la gran variedad y maravilla que es la comida salamantina. Comida hecha con productos de primera calidad de la región. Productos que explotan en nuestros paladares, completando la imagen que permanecerá en nuestros recuerdos, con sabores y olores que únicamente pueden ser de Salamanca.

Vía: Portal de la Univesidad de Salamanca

Lugares con historia para visitar en Salamanca


El Palacio de Monterrey des uno de los monumentos históricos representativos de Salamanca, es una magnífica construcción del siglo XVI, en un claro estilo arquitectónico plateresco. Tal vez es el edificio más importante de este hermoso estilo español. Es de la propiedad de la famosa Casa de Alba. A lo lejos podemos distinguir claramente sus torres y las chimeneas, que son parte fundamental de la imagen del Palacio de Monterrey.

Si nos encontramos de visita en el maravilloso centro histórico de Salamanca, no podemos dejar de visitar al Palacio, ya que es ahí donde se encuentra, a muy pocos pasos del resto de los monumentos históricos y está dentro del itinerario del casco antiguo. La historia del palacio data del año 1539, cuando don Alonso de Zúñiga y Acevedo, Conde III de Monterrey y Virrey de Nápoles, mandó a construir para su esposa María Pimentel, en un estilo renacentista, seguramente con el deseo de que se convirtiera en una de las obras más representativas, de la época, como lo es en la actualidad. Su importancia, radica tanto en su belleza como en su historia. Es por eso que fue nombrado como Monumento Nacional. Un sitio que permanecerá en el recuerdo de nuestro viaje.

Vía: Portal de turismo de Salamanca

La Plaza Mayor de Salamanca


Salamanca que a pesar de su larga historia, sus monumentos poderosos, antiguos y silenciosos, sus calles y arquitectura con esa prudente suficiencia, a pesar de todo esto y mucho más se mantienen como una ciudad joven y llena espontaneidad.

Gracias a que es una ciudad prominentemente de estudiantes, los jóvenes están presentes en las calles. Salen y se instalan en las plazas, principalmente en la Plaza Mayor, hasta muy avanzada la noche. Brindan, hablan, cantan, con una naturalidad, como si fuera lo cotidiano en todas las ciudades del mundo. Dejando sentir una gran camaradería y una calidez en la bienvenida al visitante. En ese momento todos somos uno más, en la celebración y nunca es nadie un intruso. Gracias al gran número de estudiantes, los precios en la hermosa Salamanca se mantienen bastante bajos. A cualquier hora del día uno se puede sentar en la Plaza Mayor y ver el tiempo transcurrir, mientras se toma una taza de café. Apreciar el edificio del Ayuntamiento con su grandilocuencia y con su pequeño reloj que nos deja estar con tranquilidad y si prisa mientras disfrutamos de las cañas, los pinchos, los amigos, y la hospitalidad salamantina. Un verdadero placer estar en esta ciudad.

Vía: Ayuntamiento de Salamanca

Las bellezas de Salamanca


Todas las ciudades de España (o en general de Europa) comparten algunas características, como la belleza, la antigüedad de su arquitectura por lo tanto de sus monumentos. Una historia larga que se puede apreciar en cada rincón. Una gastronomía variada, sofisticada y deliciosa. Pero son las particularidades de cada región las que vuelven única a una ciudad.

Salamanca tiene una clara personalidad que la hace totalmente notable. Una ciudad que no tiene par. Una de las notas que le dan esta originalidad es la universidad, que ha dado a la población salamantina una diversidad y juventud constante. Todo el entorno universitario está concentrado en una zona que es fácil recorrer, los históricos edificios de las distintas facultades, los jardines, sobre todo el de Calixto y Melibea; el Patio de las Escuelas y los museos comprendidos dentro de este universo, entre ellos el Museo de Unamuno.

En la famosa Plaza Mayor, que ya es una parada obligada para el visitante, está el legendario café Novelty, en dónde podemos encontrar una escultura en conmemoración del famoso escritor Gonzalo Torrente Ballester y por supuesto no podemos olvidar a Unamuno quien también era un cliente frecuente café. Una antigua ciudad con un claro ambiente cosmopolita y una alta cultura y belleza.

Vía: Casa Museo Unamuno, Universidad de Salamanca

Distintas visitas obligatorias


Comienza la temporada de calor y Salamanca se viste de sol. El clima es ideal para recorrer las calles de la ciudad. Un buen recorrido conociendo las torres medievales que están en la ciudad, y si subimos a ellas, podemos aprovechar para tener una vista panorámica de la legendaria Salamanca. La Torre de Abrantes es una de las recomendadas, ubicada en la calle de Jesús. Después se puede ir a la Torre de Clavero, que es del s. XV, era una torre de defensa de la ciudad, y se llama del Clavero, porque en algún momento, ahí viva el encargado de llevar los clavos de la Cruz para las procesiones de Semana Santa. La Torre del Aire, Un dato curioso es que en s. XVIII se convirtió en una fábrica para hacer trabajar a los “ociosos”.

Después están los Palacios, uno de los imperdibles, casi obligatorio a visitar es el Palacio del s. XV de Arias Corvelle, este se divide en un segundo Palacio desde 1470 que es el San Boal, los esplendidos balcones son del s. XVII. El Palacio de Orellana, es totalmente distinto en su arquitectura, ya que la mayoría de este tipo de palacios de la ciudad, son más bien medievales.

Vía: Portal Turístico de Salamanca

Visitando Salamanca al paso


Desde Salamanca el viajero tendrá la oportunidad de realizar una ruta increíble, La Ruta de la Plata. Que comprende una de las más antiguas líneas de comunicación de la península ibérica. La importancia económica y mercantil que en otro tiempo tuvo para todos los pueblos de los alrededores. Lo que era un paso obligado comercial, ahora es una ruta turística de gran importancia cultural. Se puede ir desde Salamanca hacia el sur de la provincia.

Es de gran interés visitar los pueblos y las villas que han ido surgiendo con el paso del tiempo a la orilla del camino. Actualmente hay muchas agencias que ofrecen tours a los turistas para hacer un recorrido con toda la información necesaria, y la comodidad de tener el itinerario preparado. Son veintiocho los municipios que están asociados a la ruta, entre ellos se encuentran Gijón, Mérida, Baños de Montemayor, Hervás, Zafra, Zamora, Fuente de Cantos, Calzadilla de los Barros, entre otros y por supuesto Salamanca. Esta red soporta una gran variedad de ofertas para complacer a todos los visitantes. Turismo arqueológico, cultural, religioso, de deportes de aventura, rural, con actividades al aire libre. Una experiencia que contempla la riqueza gastronómica además de una gran cantidad de alojamientos para distintos presupuestos.

Vía: Portal de Turismo de Salamanca