Salamanca: vacaciones de todo tipo


Esta ciudad ofrece muchos atractivos para todo tipo de visitante, se puede realizar el tipo de turismo, que nos interese más. Proponemos un par de cosas que ver en la legendaria Salamanca si el viaje que hacemos a la bella ciudad es sin compañía, en familia o incluso de luna de miel.
Todos pueden pasar unas vacaciones muy enriquecedoras en Salamanca, las visitas a los museos pueden ser una experiencia que no se olvide jamás. Salamanca nos invita a disfrutar desprejuiciadamente del arte y la historia. La sensación de que al entrar a un museo se tiene que hacer una especie de silencio sepulcral puede alejar a la gente de ellos y sus exposiciones, nos podemos olvidar del silencio y relajarnos. No hay nada mejor que una buena exposición de arte para aproximarse a la cultura. Si a esto le sumamos que el recinto en dónde se expone es un sitio histórico, la sensaciones es mucho más intensa. Las salas de exposición en El Antiguo Colegio de Santo Domingo de la Cruz en el entorno del Convento del s. XVI de San Esteban, o la sala de Exposiciones Espacio Joven, o la de miguel de Unamuno, o Torre de los Anaya. Todos lugares inolvidables ubicados en el casco antiguo de la ciudad.

Vía: Portal Turístico de Salamanca

El Hotel Palacio de San Esteban en Salamanca


Para visitar la bella Salamanca no hacen falta demasiados pretextos, en realidad sobran razones. Esta ciudad hermosa, plena de encanto. La monumentalidad de sus edificios el misterio de sus calles y plazas la historia que está impregnada en cada una de sus piedras. Y todo esto se puede disfrutar con sólo dar paseos por ella, con sólo respirar su aire y admirar su belleza.

Un hotel que podemos recomendar ampliamente para pasar una estancia de ensueño en esta ciudad hermosa, es El Palacio de San Esteban, ubicado en un edificio de un exconvento, respetando el estilo arquitectónico pero haciendo una fusión de diseño en la decoración, con detalles modernos pero siempre elegantes. Cerca de los monumentos históricos de la ciudad, de manera que se puede pasear a pie y llegar a cualquiera de las catedrales de Salamanca o a la famosa casa de las Conchas y después regresar y disfrutar del hotel, con sus jardines llenos de claro oscuros, su gimnasio y sauna. O simplemente sentarse y complacerse con la deliciosa comida de la región del restaurante rodeado de arcos de piedra. Una estancia idílica en esta ciudad de gran importancia para la historia universal y sobre todo para la hispánica.

Vía: Palacio de San Esteban

La Semana Santa en Salamanca


Si bien cada vez que se habla de Salamanca es casi inevitable hablar o por lo menos pensar en su famosa e importante Universidad. Podemos estar seguros que en Salamanca no sólo la Universidad brilla por su historia. En esta increíble ciudad llena de leyendas y personajes ilustres, se encuentran lugares de mucha belleza, que son poderosos. La mirada del visitante queda anonadada ante la majestuosidad de las plazas y edificios, y la belleza de las calles y el aire que se respira. Se puede decir que estas fechas son ideales para hacer los recorridos acompañando las procesiones, tan llenas de misticismo y tradición. Impregnadas del sentimiento religioso, pero este es un evento que a cualquier persona aunque profese otra creencia le pueden interesar y conmover profundamente, ya que en ellas se conjugan el sentimiento de la fiesta, con los toques únicos que cada región le confiere a sus celebraciones, la gente, la ropa, los cantos, los silencios, llenan la atmosfera de ecos antiguos que han recorrido por siglos y siglos en estos edificios, y suelos.

La procesión de la Vera Cruz, la de Borriquilla en la Catedral, procesión Despojado en la Iglesia de la Purísima ,La procesión Universitaria en la Iglesia del Espíritu Santo. Sólo algunas posibilidades para hacer el recorrido.

Vía: Semana Santa en Salamanca

Salamanca y las figuras de la historia

La historia salamantina es atravesada por distintos sucesos, muchos de los cuales son importantes no sólo para la historia de la ciudad sino para la historia occidental. Sólo por nombrar algunos sucesos, que tuvieron lugar en esta ciudad.

Es en Salamanca en dónde Cristóbal Colón, realiza los preparativos para su viaje a América, y en esta ciudad obtiene el apoyo de los frailes dominicos, especialmente del astrónomo Abraham Zacuto, quien lo guió en el terreno científico durante su primer viaje de 1492.

Mientras tanto en este mismo año se hacía el primer estudio de la lengua castellana, también en Salamanca, por Antonio de Nebrija y es él quien reclama por primera vez los derechos de autor.

Esta universidad salamantina no sólo es la primera de España y Europa, sino que también acogió a la primera estudiante mujer Beatriz Galindo y a la primera profesora: Lucía de Medrano (1508-1509).

Y es aquí en donde nació la primera defensa de los derechos de los indígenas con Francisco de Vitoria. Con una fuerte participación en el Concilio de Trento, se formularon las bases del Derecho Natural, una revisión de la Teología y se le propuso al papa Gregorio XIII el calendario gregoriano que es el que utilizamos hasta la actualidad en el mundo.

Vía: Lagazeta

Capilla de la Veracruz


Esta pequeña capilla fue construida en el emplazamiento de un antiguo hospital, y se convirtió en una capilla en el siglo XVI. Del estilo renacentista solo perdura la fachada y el nicho en donde está colocada la imagen de la Inmaculada, obra de Sebastián de Ávila. El edificio fue reformado por Joaquín de Churriguera en un estilo barroco, en 1714. El altar mayor, las bóvedas, las pilastras y las hornacinas que están insertas en los muros tienen un trabajo de yesería decorando con una pródigo estilo barroco.

La pintura de Gregorio Fernández de la Inmaculada Concepción en el altar mayor es hermosa. También se destaca el Lignum Crucis s.XVI (madera de la santa cruz) reliquia que se conserva en la Capilla. La estatua de Nuestra Señora de los Dolores, de Felipe del Corral que se utiliza en la procesión de Semana Santa. Y la talla del Cristo Resucitado del s.XVIII de Alejandro Carnicero. Lo ideal es hacer la visita al mediodía, así se puede disfrutar del canto del Ángelus.

Este sitio es un lugar que sin duda alguna vale la pena visitar. Lleno de tesoros culturales, y rincones plenos de historia que llenan de gozo al ojo del visitante.

Vía: Capilla de la Veracruz

Béjar, el llamativo pueblo entre las Sierras

El municipio de Béjar está en la Sierra de Béjar, este lugar es un hermoso pueblo que data del 400 a. C con los vetones, que estaban situados en lo que hoy se conoce como La Antigua, al sur de la ciudad. Todos sus alrededores eran huertas y corrales. Después en el s. I a. C pasa a manos de los romanos. Después pasó a manos de los bereberes, en el siglo VIII hasta el s. XI.

Luego con el rey de León y Castilla, Alfonso VI, se trasladaron las operaciones militares a lugares más lejanos de la zona. Y se construyeron las murallas y la alcazaba que aún se conservan en su gran mayoría. Y después de algunas irrupciones árabes hasta que finalmente fueron expulsados los musulmanes.

Es un lugar que su arquitectura hace que el visitante se suspenda en el tiempo. Actualmente se puede visitar el Bosque, que es un claro ejemplo que pervive de un jardín renacentista italiano. Luego pasear por la Plaza Mayor, y recorrer la Calle mayor que comunica la zona antigua con la moderna de Béjar, casi toda la arquitectura de sus casas data del s. XVIII al XX y predominan las características galerías de cristal.

Via: Béjar, Salamanca

El Palacio de Fonseca, en Salamanca

El Palacio de Fonseca, también conocido como el Palacio de la Salina, fue mandado a construir en 1538 por Don Rodrigo de Messia. Él estaba casado con una pariente de Alonso de Fonseca y de allí el nombre con el que algunos se refieren a la majestuosa construcción.

El primer hijo de los Messia Fonseca se quedó con todos bienes salvo algunos que su madre había aportado al matrimonio, como este palacio que paso a manos del segundo hijo, Juan Alonso de Fonseca.

Por este motivo Juan Alonso pone en la fachada del palacio el escudo de la familia Fonseca y se hace con el apellido materno.

La casa sirvió como mansión señorial y depósito de sal, y actualmente funciona como la sede de la Diputación Provincial, es un edificio majestuoso de fachada plateresca con cuatro arcadas que presiden el primer piso.

También se encuentran diferentes bustos de personajes históricos como Cleopatra y Marco Antonio, custodiando el primer piso y la escalera que lleva a la sala superior, con tres ventanas con relieves y un tercer piso con la galería superior y la colección de escudos.

El interior del palacio es irregular, tiene tres galerías y combina el estilo gótico con el renacentista. Se trata de un atractivo arquitectónico imperdible de paseo por la ciudad de Salamanca.

Vía: salamancapatrimonio

La catedral de Zamora

En Castilla y León encontramos otra hermosa construcción religiosa llamada Catedral de Zamora. La localidad de Zamora es una de las más visitadas y al encontrarnos frente a su fachada se percibe casi instantáneamente el registro de arquitectura del siglo XII.

En el acceso del lado sur se encuentra una puerta de estilo románico conocida como Puerta del Obispo. La catedral tiene forma de cruz latina y se divide en tres naves. El cimborrio de Zamora fue el primero de una serie de construcciones conocidas como Cimborrios del Duero.

En la catedral de Salamanca, la Colegiata de Toro y la Catedral Vieja de Plasencia se encuentran los demás integrantes de este grupo.

En el claustro hay una escalera que lleva al Museo Catedralicio, así se conserva un antiguo Cristo de madera. Otra excelente obra para ver es el Retablo Principal de la Capilla Mayor. También está la escultura de la Virgen con frente ancha llamada Virgen Calva.

La Catedral de Zamora es una importante construcción religiosa que ha servido para atraer viajeros de todas partes del mundo hacia Salamanca y alrededores y ampliando las ofertas de turismo y templos religiosos de Castilla y León se convierte en un destino imperdible.

Vía: arteguias

Ciudad Vieja de Salamanca

La Ciudad Vieja de Salamanca forma parte del Patrimonio de la Humanidad y fue declarada como tal por la UNESCO en 1998.

Dentro de las zonas conservadas se encuentran la Iglesia de Sancti Spiritus, la de San Juan de Barbalos, San Cristobal, San Marcos, el Colegio Irlandés y los conventos de Las Claras y Santa Teresa.

La parte vieja de la ciudad es uno de los focos para entender el arte de los Churriguera, cuya influencia marca gran parte del siglo XVIII y abarca desde la Península Ibérica hasta diferentes partes de América Latina.

Los planos que hacen los inicios de la construcción de la Plaza Mayor de Salamanca, por ejemplo, son un claro ejemplo del arte barroco y provienen de planos de Churriguerra. También posee una gran riqueza arquitectónica el edificio de la Universidad de Salamanca que ya en el año 1250 era una de las más importantes en toda Europa.

Algunos de los principales monumentos que forman parte de la ciudad vieja fueron comenzados entre mediados y principios del siglo XI. Son construcciones muy antiguas que se han convertido en puntos de referencia para el turismo internacional por su belleza y la importancia de las personalidades involucradas tanto en su construcción como en su vida útil, desde artistas hasta políticos y estudiosos de renombre.

Vía: patrimonio

La Iglesia de San Benito, fotos e historia

Una atractiva ruta de turismo religioso por Salamanca, para conocer a fondo las posibilidades de un recorrido por lo más importante de la historia y las construcciones de esta importante ciudad española.

Empezamos recorriendo el edificio dedicado a la figura de San Benito. La parroquia fue fundada en 1104 en un antiguo edificio románico. Fue obra de los repobladores gallegos que llegaban a Salamanca para volver a controlar la región.

Siempre estuvo ligada a la nobleza salamantina y suele relacionarse con el bando de los benitinos, un grupo de remarcada influencia local.

Puede visitarse de martes a domingo en los horarios de 10:30 a 13:30 y 16:30 a 19:30.

Alfonso Da Fonseca mando construir la iglesia y se encargó de la hermosa portada gótica-isabelina que da paso a una nave única, muy ancha, y con un retablo en el altar mayor. El Calvario que domina este retablo esta fechado en 1540.

Alrededor de la Iglesia de San Benito existen otras atracciones interesantes, como las casas de Solís y Maldonado, que juntas conforman una excelente muestra del plateresco de mitad del siglo XVI, un estilo arquitectónico muy común en Salamanca.

Vía: salamancaweb