El puente romano del río Tormes

El Puente Romano es uno de los más históricos de Salamanca, atravesando el Tormes en diferentes zonas y ofreciendo una de las mejores rutas de paseo para acceder desde las zonas bajas.

Formaba parte de la Vía de la Plata, una de las tres rutas romanas que unían la ciudad de Emérita Augusta (Mérida) y Cesar Augusta (Zaragoza). Los orígenes del puente aún no se conocen, pero se sospecha que durante los reinos de tres distintos emperadores se realizaron diferentes obras en el puente: Augusto, Vespasiano y Trajano.

Del puente original solamente se conservan 15 arcos de medio punto, y cada uno de ellos está compuesto a su vez por 33 dovelas de 1 metro. Posteriormente, durante el reinado de Felipe IV, en el siglo XVII se construye una nueva parte separada por una torre que hoy ha sido reducida a una amplia pila del puente.

El puente se mantiene en pie y atraviesa el río Tormes, y entre las atracciones y monumentos salmantinos su herencia romana es una de las más fuertes e importantes, principalmente por tratarse de una importante localidad romana que con el paso de los años ha sabido convertirse en atractivo para el turismo internacional y regional.

Vía: wikisalamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *