El santo de Salamanca, San Juan de Sahagún

Salamanca es una de las ciudades más importantes de Castilla y León, famosa por su gastronomía, sus paisajes y su historia, que se ve reflejada en los edificios más antiguos, en el casco histórico y en los variados monumentos, museos y exposiciones que se celebran anualmente en su territorio.

Empezaremos hablando de una de las festividades más importantes de la zona, la conmemoración de San Juan de Sahagún que se realiza cada año los días 12 de junio.

El santo nació en 1430 en la ciudad de Sahagún, León, y fue un importante monje del convento de la Orden de San Agustín en Salamanca.

Se le atribuyen dos milagros que le han valido convertirse en una de las figuras religiosas más importantes de Salamanca, siendo el primero haber salvado a un niño de ahogarse en el pozo de la actual calle Pozo Amarillo. Dicen que le dio un extremo de si cíngulo al niño para que se sostuviera y luego hizo subir el agua hasta el borde para que pudiera regresar a tierra firme.

El otro milagro de San Juan de Sahagún fue calmar a un toro que había escapado y recorría las calles de la ciudad atemorizando a los ciudadanos. La leyenda cuenta que se enfrentó al toro y le dijo ‘Tente, necio’ y la calle donde eso sucedió hoy lleva el nombre de Tentenecio.

Conciliador, dedicó su vida a predicar contra los ricos que explotaban a los pobres, e inclusive medió para que familias de mucho dinero dejarán de pelearse en un conflicto que llevaba décadas y traía muerte a muchas familias.

Murió a la edad de 49 años envenenado por una mujer pero su mensaje tocó muchos corazones, como el de Alicia del Valle, una vecina de Sahagún que murió sin descendencia y le dejo todos sus bienes a los más pobres.

Vía: Sahagun

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *