La Clerecia, un edificio barroco

En el centro del casco histórico de Salamanca encontramos una de las joyas arquitectónicas del estilo barroco, la Real Clerecía o el Colegio del Espíritu Santo.

Su objetivo original era servir como edificio para el Colegio de la Compañía de Jesús, permitiendo a los seminaristas prepararse para extender desde Salamanca la religión cristiana.

Juan Gómez de Mora fue el arquitecto de la obra, aunque la construcción se extendió hasta 1755 y el proyecto original sufrió varios cambios. En el conjunto destacan tres partes principales: fachada, iglesia y claustro.

La fachada, de estilo barroco, fue hecha en una primera parte por Mora y consta de seis columnas de orden compuesto y tres puertas. En la puerta central hay una hornacina con la estatua de San Marcos. El cuerpo superior fue realizado por Pedro Mato y tiene un gran frontón representando al Espíritu Santo.

La iglesia tiene los esquemas típicos de las escuelas jesuiticas, con planta en forma de cruz latina y una sola nave. Las capillas están situadas en los contrafuertes y están todas interconectadas.

El claustro de La Clerecía fue construido por el arquitecto Andrés García de Quiñones y está dividido en tres cuerpos. Hoy, el edificio funciona como sede de la Universidad Pontificia de Salamanca.

Vía: rutasporsalamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *