La Iglesia de San Esteban


Para aquellos fanáticos del arte sacro, en la ciudad de Salamanca hay una gran variedad para poder apreciarlo y satisfacer ese gusto. Un recorrido obligado sería entonces la Iglesia dedicada al mártir, San Esteban. Esta bellísima iglesia cuenta con un claustro, ya que es una iglesia conventual data del siglo XVI. Ha sido recientemente restaurada. Antes de entrar en la iglesia, hay que hacer un alto para admirar la fachada plateresca y su bajorrelieve del martirio de San Esteban que es del s. XVII y lo realizó el maestro Juan Antonio Ceroni. La nave es abrumadora por su altura. Y la belleza del retablo mayor de madera de José Benito Churriguera.

El largo proceso de construcción de esta iglesia es la justificación de porqué se mezclan corrientes arquitectónicas que van desde el gótico hasta el renacentista. Un sitio ideal para quedarse en silencio y reflexionar la belleza y grandilocuencia del recinto. Comparar con el vecino y más sencillo Convento de las Dueñas es una alegría. Este edificio fue fundado en 1419. Un claustro de dos pisos, con un bellísimo patio central bordado con una serie de arcos, y con un pequeño museo de arte religioso. Un sitio para disfrutar de la apacibilidad de la arquitectura.

Vía: Ayuntamiento de Salamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *