La Plaza Mayor de Salamanca


Salamanca que a pesar de su larga historia, sus monumentos poderosos, antiguos y silenciosos, sus calles y arquitectura con esa prudente suficiencia, a pesar de todo esto y mucho más se mantienen como una ciudad joven y llena espontaneidad.

Gracias a que es una ciudad prominentemente de estudiantes, los jóvenes están presentes en las calles. Salen y se instalan en las plazas, principalmente en la Plaza Mayor, hasta muy avanzada la noche. Brindan, hablan, cantan, con una naturalidad, como si fuera lo cotidiano en todas las ciudades del mundo. Dejando sentir una gran camaradería y una calidez en la bienvenida al visitante. En ese momento todos somos uno más, en la celebración y nunca es nadie un intruso. Gracias al gran número de estudiantes, los precios en la hermosa Salamanca se mantienen bastante bajos. A cualquier hora del día uno se puede sentar en la Plaza Mayor y ver el tiempo transcurrir, mientras se toma una taza de café. Apreciar el edificio del Ayuntamiento con su grandilocuencia y con su pequeño reloj que nos deja estar con tranquilidad y si prisa mientras disfrutamos de las cañas, los pinchos, los amigos, y la hospitalidad salamantina. Un verdadero placer estar en esta ciudad.

Vía: Ayuntamiento de Salamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *