La Clerecía y su herencia barroca

Casa de las Conchas(1)

Justo en el centro del casco histórico de Salamanca, frente a la famosa Casa de las Conchas, está el edificio barroco del siglo XVII denominado La Real Clerecía, construida por orden de Felipe III y Margarita de Austria.

Aquí funcionaba el Colegio de la Compañía de Jesús donde se formaban diferentes seminaristas que partían desde Salamanca para llevar la fe cristiana al resto del mundo, es una de las construcciones más reconocidas de Juan Gómez de Mora y la construcción original se extendió hasta el año 1755 y agregó nuevos detalles y rasgos diferentes a los del primer diseño.

La iglesia es uno de los edificios más atractivos, tiene un diseño en cruz típico de las construcciones jesuitas y diferentes capillas interconectadas; luego está el claustro que es el mejor exponente del barroco español, está dividido en tres cuerpos y tiene hermosos balcones con muchos detalles decorativos.

Hoy La Clerecía funciona como parte de la Universidad Pontificia de Salamanca y las zonas del claustro y la iglesia están abiertas al público para que los turistas de diferentes partes del mundo puedan deleitarse con sus increíbles rasgos arquitectónicos.

Galería de Salamanca (1)

A la hora de empezar a trazar nuestro viaje por Salamanca tenemos que estar atentos ante las muchas estructuras dignas de visitar, desde plazas hasta museos, edificios históricos y callejuelas antiguas que guardan registro del paso del tiempo y la historia de esta importante localidad española.

En nuestra primera galería de imágenes sobre lugares imperdibles de Salamanca hoy veremos la Plaza Mayor, la Nueva Catedral y la Casa de las Conchas.

Empezamos en el edificio gótico de la Casa de las Conchas. Fue construido en 1493 y es uno de los más importantes exponentes del arte señorial.

La Plaza Mayor es uno de los centros de referencia para viajeros y ciudadanos de Salamanca. Allí se desarrolla gran parte de la vida social y nocturna de la ciudad.

Finalmente, la Catedral Nueva que fue construida entre 1513 y 1733 y posee rasgos del gótico tardío y el barroco en su construcción.

Estas son solo algunas de las edificaciones que no debemos perder de vista al visitar Salamanca, una ciudad que invita a recorrer sus paseos escondidos y sus lugares más antiguos para conocer parte de la historia de la nación.

Vía: salamanca