El Palacio de Fonseca, en Salamanca

El Palacio de Fonseca, también conocido como el Palacio de la Salina, fue mandado a construir en 1538 por Don Rodrigo de Messia. Él estaba casado con una pariente de Alonso de Fonseca y de allí el nombre con el que algunos se refieren a la majestuosa construcción.

El primer hijo de los Messia Fonseca se quedó con todos bienes salvo algunos que su madre había aportado al matrimonio, como este palacio que paso a manos del segundo hijo, Juan Alonso de Fonseca.

Por este motivo Juan Alonso pone en la fachada del palacio el escudo de la familia Fonseca y se hace con el apellido materno.

La casa sirvió como mansión señorial y depósito de sal, y actualmente funciona como la sede de la Diputación Provincial, es un edificio majestuoso de fachada plateresca con cuatro arcadas que presiden el primer piso.

También se encuentran diferentes bustos de personajes históricos como Cleopatra y Marco Antonio, custodiando el primer piso y la escalera que lleva a la sala superior, con tres ventanas con relieves y un tercer piso con la galería superior y la colección de escudos.

El interior del palacio es irregular, tiene tres galerías y combina el estilo gótico con el renacentista. Se trata de un atractivo arquitectónico imperdible de paseo por la ciudad de Salamanca.

Vía: salamancapatrimonio