Un paseo por la villa medieval de Ledesma

Ledesma es una increíble aldea medieval en Salamanca, una oportunidad única de conocer las fuertes influencias romanas en suelo español, alzada sobre un macizo de granito a 780 metros sobre el nivel del mar.

A lo largo de la historia, Ledesma ha caído en manos de musulmanes y españoles en numerosas ocasiones, y las aguas del río Tormes que la rodean, convierten a la localidad en un verdadero ejemplo de las guerras y conflictos de la época medieval.

Una excelente forma de conocer más a fondo los atractivos de la ciudad es visitando el Centro de Interpretación Histórica, allí el personal cualificado invita a realizar recorridos por el antiguo edificio de la iglesia de San Miguel y narra algunos de los eventos más importantes que han convertido a Ledesma en una localidad famosa entre los salmantinos.

Otros edificios importantes en la localidad incluyen la iglesia de Santa María la Mayor y la de Santa Elena. Esta última es la más antigua de Ledesma. El Castillo Fortaleza hoy funciona como un centro cultural, en su Patio de Armas se congregan toda clase de artistas y eventos culturales que reúnen a gran parte de la población.

Es una localidad tranquila, que conserva los rasgos principales de su historia y los comparte con visitantes de todas partes del mundo, aunque en su mayoría son viajeros que desean conocer más a fondo la historia de España, una nación que ha sobrevivido diferentes conflictos a lo largo de su historia.

Vía: ayuntamientodeledasma

La catedral nueva de Salamanca

Mencionamos en una entrada anterior la catedral vieja de Salamanca, pero hoy nos acercamos a la Catedral Nueva de la Asunción uno de los templos más visitados de la ciudad.

Este edificio está anexado a la vieja estructura y empezó a construirse en el siglo XVI. Los reyes católicos estuvieron muy ligados a la promoción de este nuevo templo, y cuando se inauguró en el siglo XVIII el estilo gótico inicial se había fusionado con otros estilos.

El diseño incluye una planta de forma rectangular y tres naves, cada una con capillas hornacinas y bóvedas estrelladas. El crucero destaca por un cimborrio de ocho ángulos y una cúpula con forma de semiesfera para rematar.

La fachada de la catedral de Salamanca tiene relieves que retratan las escenas principales de la Epifanía y el Nacimiento. También está la figura de Cristo crucificado, una de San Pablo y otra de San Pedro.

La Puerta del Patio Chico tiene decoraciones y adornos de tipo naturista y en la Portada de Ramos se representa la entrada de Jesús a Jerusalén.

El coro de la catedral está diseñado en estilo barroco, fue construido en el siglo XVIII y se divide en dos secciones, la primera con capacidad para 57 sillas y la segunda con 41.

Vía: catedralsalamanca