Salamanca o la Roma Chica

salamanca-01

La hermosa ciudad de Salamanca y su Universidad son uno de los símbolos de España hacia el interior del continente europeo. La belleza de la ciudad ha llevado a que muchos la llamarán La pequeña Roma, por su arquitectura y diseño, además de la armonía de sus rincones.

Pasear por Salamanca es muy divertido y sencillo porque existen diferentes modalidades, podemos usar el servicio de transporte público que tiene horarios variados y es muy eficiente; rentar un coche para recorrer la ciudad a nuestro gusto o simplemente caminar y recorrer lentamente esta ciudad tan académica.

Por su identidad universitaria Salamanca guarda un cierto aire a ciudades inglesas como Cambridge y Oxford. La cultura está presente en todo momento y la presencia juvenil marca el ritmo de una de las ciudades responsables del alto nivel de profesionales de España.

Uno de los puntos desde donde mejor se aprecia la ciudad es el Parador de Salamanca, ubicado al otro lado del río Tormes.

La ciudad fue fundada sobre cuatro colinas y los romanos la denominan ‘Roma chica’. Son miles los estudiantes extranjeros que eligen Salamanca para estudiar lengua y literatura española y además sumergirse en la intensa oferta cultural de la ciudad.

Salamanca, historia de la Ciudad Universitaria 2da parte

Ciudad Universitaria Salamanca

Siguiendo con el repaso de la historia de Salamanca, llegamos al año 1218. La ciudad ya había crecido gracias a los fueros que le otorgó el rey Alfonso IX y en el año en cuestión se funden los Estudios Generales, basamento para lo que luego sería la Universidad.

La época de máximo esplendor de Salamanca llega en el siglo XVI después de varios enfrentamientos entre los señores feudales de la región. El comercio impulsa nuevas rutas, empiezan a llegar artesanos, artistas y eruditos y Salamanca es reconocida como una de las ciudades emblemáticas del renacimiento español.

La Universidad se erige como centro de cultura y saber, miles de estudiantes de todas partes del país y de otros reinos acuden a formarse en las bases humanistas e intelectuales que se desprenden de los claustros de la institución.

Las construcciones de esta época también dan cuenta del gran momento de Salamanca, con una nueva catedral de estilo plateresco que se convierte en sinónimo de este estilo artístico y arquitectónico.

Escritores, filósofos, pintores y escultores se encargan de llevar a todas partes del país y de Europa las bondades de la educación y el conocimiento de la Universidad. La ciudad crece y prospera casi sin techo.

Salamanca, historia de la Ciudad Universitaria

Ciudad Universitaria Salamanca

La historia de Salamanca está estrechamente ligada a su Universidad, una de las más antiguas de España y del continente europeo. Nació hace 2700 años a partir de un pequeño asentamiento en la parte alta del Cerro San Vicente, justo al lado del río Tormes, eran los tiempos de la denominada Primera Edad de Hierro.

Entre los rastros de pueblos prerromanos se encuentra una escultura zoomorfa (con forma de animal) llamada Toro del Puente.

Aníbal Barca atacó la ciudad en el año 220 antes de Cristo y con su escuadrón compuesto por 40 elefantes sentó las bases de la posterior victoria romana sobre pueblos antiguos. A partir de ese momento Salamanca pasa a ser uno de los puntos estratégicos más importantes de la denominada Vía de la Plata.

Su puente une rápidamente Astoga y Mérida y aún hoy sigue en pie dando cuenta del paso de los años sobre las aguas del Tormes. La caída del imperio romano en el siglo V trae 700 años de olvido para la ciudad, pero en el siglo XI el conde Raimundo de Borgoña la vuelve a poblar y en 1102 se empieza a construir la catedral románica que marcará un nuevo momento de gloria y esplendor.

La historia de la Universidad de Salamanca

Una de las instituciones más importantes de Salamanca es su Universidad, famosa en todo el continente europeo por ser una de las más prestigiosas de España. Sus orígenes se remontan al año 1218 y es junto a las de Oxford, Bolonia y La Sorbona de las cuatro más antiguas de Europa.

Al principio, las clases universitarias en Salamanca se celebraban en el claustro de la Catedral Vieja de la ciudad. Hoy es una atracción turística que se puede visitar aunque solo se conservan la Capilla de Santa Bárbara y la placa donde se anuncia que la elección del rector se llevaba a cabo allí mismo.

Una antigua tradición era que los exámenes de doctorado se preparaban durante 24 horas y el alumno ingresaba a rendir ante el tribunal. Si lo hacía bien salía por la puerta principal, pero si fallaba tenía que salir por la puerta trasera.

La época de mayor esplendor de la Universidad de Salamanca llega entre los siglos XV y XVI. Allí se construyeron gran parte de los edificios que hoy hacen del complejo uno de los puntos de visita más interesantes de Salamanca.

Las Escuelas Mayores se construyeron en el año 1411 y su fachada de estilo plateresco se ha hecho famosa a nivel mundial. Gran parte de las fotografías que promocionan la Universidad muestran esta fachada ubicada frente al Patio de Escuelas y con la simbólica estatua de Fray Luis de León, quién trabajo como profesor durante varios años en las instalaciones.

Vía: USAL

De visita por Salamanca, que hay para ver

En caso de querer visitar Salamanca en tus próximas vacaciones, es necesario que os informéis acerca de algunos de los monumentos y lugares más importantes para aprovechar al máximo nuestra visita a esta provincia española.

En la ciudad de Salamanca está la universidad más antigua de España y una de las más antiguas del continente europeo. La ciudad está muy influenciada por la presencia de estudiantes, por eso es tan jovial y alegre, con una gran variedad de ofertas para salir con amigos y disfrutar de buena comida y toda clase de espectáculos.

La UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad a la ciudad e inclusive fue elegida como Capital Europea de la Cultura en 2002.

Entre los puntos de interés imperdibles en la ciudad están la Catedral, la Universidad, la Plaza Mayor, el puente romano del tío Tormes y la Casa de las Conchas. Cada una de estas zonas tiene sus propia historia y ofrece un espectáculo increíble para los amantes de la historia y la cultura. Desde Siente Salamanca hemos hablado en diferentes ocasiones de estos lugares y al mencionar puntos de interés en general no pueden falta porque son realmente las partes de la ciudad que la configuran como un ejemplo de la historia y la vida cultural salamantina.

Vía: Bejar

El puente romano del río Tormes

El Puente Romano es uno de los más históricos de Salamanca, atravesando el Tormes en diferentes zonas y ofreciendo una de las mejores rutas de paseo para acceder desde las zonas bajas.

Formaba parte de la Vía de la Plata, una de las tres rutas romanas que unían la ciudad de Emérita Augusta (Mérida) y Cesar Augusta (Zaragoza). Los orígenes del puente aún no se conocen, pero se sospecha que durante los reinos de tres distintos emperadores se realizaron diferentes obras en el puente: Augusto, Vespasiano y Trajano.

Del puente original solamente se conservan 15 arcos de medio punto, y cada uno de ellos está compuesto a su vez por 33 dovelas de 1 metro. Posteriormente, durante el reinado de Felipe IV, en el siglo XVII se construye una nueva parte separada por una torre que hoy ha sido reducida a una amplia pila del puente.

El puente se mantiene en pie y atraviesa el río Tormes, y entre las atracciones y monumentos salmantinos su herencia romana es una de las más fuertes e importantes, principalmente por tratarse de una importante localidad romana que con el paso de los años ha sabido convertirse en atractivo para el turismo internacional y regional.

Vía: wikisalamanca

El Palacio de Fonseca, en Salamanca

El Palacio de Fonseca, también conocido como el Palacio de la Salina, fue mandado a construir en 1538 por Don Rodrigo de Messia. Él estaba casado con una pariente de Alonso de Fonseca y de allí el nombre con el que algunos se refieren a la majestuosa construcción.

El primer hijo de los Messia Fonseca se quedó con todos bienes salvo algunos que su madre había aportado al matrimonio, como este palacio que paso a manos del segundo hijo, Juan Alonso de Fonseca.

Por este motivo Juan Alonso pone en la fachada del palacio el escudo de la familia Fonseca y se hace con el apellido materno.

La casa sirvió como mansión señorial y depósito de sal, y actualmente funciona como la sede de la Diputación Provincial, es un edificio majestuoso de fachada plateresca con cuatro arcadas que presiden el primer piso.

También se encuentran diferentes bustos de personajes históricos como Cleopatra y Marco Antonio, custodiando el primer piso y la escalera que lleva a la sala superior, con tres ventanas con relieves y un tercer piso con la galería superior y la colección de escudos.

El interior del palacio es irregular, tiene tres galerías y combina el estilo gótico con el renacentista. Se trata de un atractivo arquitectónico imperdible de paseo por la ciudad de Salamanca.

Vía: salamancapatrimonio

Las particularidades de un viaje a Salamanca

Salamanca es uno de los destinos más importantes del turismo en España, una localidad que sabe ofrecer experiencias únicas al viajero en cualquier época del año. Desde los fríos y largos inviernos donde podrás visitar bares, restaurantes y casas de arte para protegerte del frío hasta los veranos calurosos para deleitarse con las playas, ríos y recorridos al aire libre.

La gastronomía tradicional en Salamanca está íntimamente ligada al clima y las caracerísticas de la ganadería y agricultura en la región. Algunos platos tradicionales incluyen la chafaina (arroz con trozos de chorizo), hornazo (empanada con carne, jamón, huevo duro y chorizo; o el famoso bizcocho maimón.

Las fiestas también son un punto importante en la vida diaria y las tradiciones de Salamanca, contando con las celebraciones de Corpus Christi y Lunes de Pascua, pero también los festejos de la Virgen de la Vega, San Juan de Sahagún y el Carnaval de Ciudad Rodrigo.

Entre las compras más destacadas para los turistas como recuerdos de Salamanca destacan las artesanías en oro y plata, y los objetos que se venden en las tiendas del casco antiguo. Una oportunidad excelente para conocer lo mejor de la cultura y la tradición salmantina desde el arte, la gastronomía y unas vacaciones inolvidables.

Vía: Salamanca

Palacio de Congresos y Exposiciones en Salamanca

Salamanca es una ciudad turística que recibe viajeros de todas partes del mundo, y una de sus muchas facetas es la artística, invitando a recorrer múltiples galerías, salones de exposición y museos repartidos a la largo de la ciudad.

Hoy no acercamos al Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León, en Salamanca, donde veremos que ofertas hay para los próximos días en lo referente a conciertos, música, exposiciones literarias y pictóricas.

Toda clase de eventos se llevan adelante en el palacio, que cuenta con 8 tipos diferentes de salones preparados para albergar eventos sociales, desde reuniones de directivos empresariales hasta conciertos, presentaciones de libros o eventos de marketing.

La sala de exposiciones, por ejemplo, tiene 1500 metros cuadrados que se distribuyen en tres pisos y donde se llevan adelante las exposiciones de pinturas y esculturas. También es muy recomendable asistir a la sala de conferencias y seminarios.

Tiene cuatro salas, abarcando un total de 285 metros cuadrados, y capacidad para 60 o 300 personas según las distintas configuraciones. Allí además se exhiben videos y está totalmente equipado con lo último en tecnología audiovisual para una realización más profesional y efectiva de cada seminario.

Vía: palaciocongresossalamanca