El ámbito estudiantil en Salamanca


Salamanca tiene las dimensiones perfectas para ser una ciudad moderna y perfectamente bien comunicada, y a la vez seguir teniendo el encanto que sólo las ciudades pequeñas, pueden tener. Conservando algo de pueblo, entre esos encantos se encuentra el hecho de que verdaderamente sin proponérselo al final del día es muy fácil encontrarse con todos los amigos salamantinos y extranjeros, ya que es conocido de todos que el lugar de reunión es la Plaza mayor. Si no tiene con quien encontrarse en sus terrazas y cafés, tenga por seguro que ahí podrá conocer gente.

Es el lugar más popular para ir a estudiar español. Todos aquellos que son de alguna nacionalidad que su lengua materna no es el español y desean aprenderlo, en algún momento cruza por sus cabezas hacerlo en Salamanca, y si se es hispanohablante también es un buen lugar para perfeccionarse en materia de lingüística, de la propia lengua. Es un pretexto perfecto para pasar una estancia en una ciudad en donde se puede respirar un aire cosmopolita y cultural, que se mezcla con lo moderno y lo histórico. Pero siempre con la calidez que caracteriza a los salamantinos y la bohemia que no puede faltar en una ciudad de estudiantes.

Vía: Web de la Universidad de Salamanca

La Iglesia de San Esteban


Para aquellos fanáticos del arte sacro, en la ciudad de Salamanca hay una gran variedad para poder apreciarlo y satisfacer ese gusto. Un recorrido obligado sería entonces la Iglesia dedicada al mártir, San Esteban. Esta bellísima iglesia cuenta con un claustro, ya que es una iglesia conventual data del siglo XVI. Ha sido recientemente restaurada. Antes de entrar en la iglesia, hay que hacer un alto para admirar la fachada plateresca y su bajorrelieve del martirio de San Esteban que es del s. XVII y lo realizó el maestro Juan Antonio Ceroni. La nave es abrumadora por su altura. Y la belleza del retablo mayor de madera de José Benito Churriguera.

El largo proceso de construcción de esta iglesia es la justificación de porqué se mezclan corrientes arquitectónicas que van desde el gótico hasta el renacentista. Un sitio ideal para quedarse en silencio y reflexionar la belleza y grandilocuencia del recinto. Comparar con el vecino y más sencillo Convento de las Dueñas es una alegría. Este edificio fue fundado en 1419. Un claustro de dos pisos, con un bellísimo patio central bordado con una serie de arcos, y con un pequeño museo de arte religioso. Un sitio para disfrutar de la apacibilidad de la arquitectura.

Vía: Ayuntamiento de Salamanca

La Plaza Mayor de Salamanca


Salamanca que a pesar de su larga historia, sus monumentos poderosos, antiguos y silenciosos, sus calles y arquitectura con esa prudente suficiencia, a pesar de todo esto y mucho más se mantienen como una ciudad joven y llena espontaneidad.

Gracias a que es una ciudad prominentemente de estudiantes, los jóvenes están presentes en las calles. Salen y se instalan en las plazas, principalmente en la Plaza Mayor, hasta muy avanzada la noche. Brindan, hablan, cantan, con una naturalidad, como si fuera lo cotidiano en todas las ciudades del mundo. Dejando sentir una gran camaradería y una calidez en la bienvenida al visitante. En ese momento todos somos uno más, en la celebración y nunca es nadie un intruso. Gracias al gran número de estudiantes, los precios en la hermosa Salamanca se mantienen bastante bajos. A cualquier hora del día uno se puede sentar en la Plaza Mayor y ver el tiempo transcurrir, mientras se toma una taza de café. Apreciar el edificio del Ayuntamiento con su grandilocuencia y con su pequeño reloj que nos deja estar con tranquilidad y si prisa mientras disfrutamos de las cañas, los pinchos, los amigos, y la hospitalidad salamantina. Un verdadero placer estar en esta ciudad.

Vía: Ayuntamiento de Salamanca

Las bellezas de Salamanca


Todas las ciudades de España (o en general de Europa) comparten algunas características, como la belleza, la antigüedad de su arquitectura por lo tanto de sus monumentos. Una historia larga que se puede apreciar en cada rincón. Una gastronomía variada, sofisticada y deliciosa. Pero son las particularidades de cada región las que vuelven única a una ciudad.

Salamanca tiene una clara personalidad que la hace totalmente notable. Una ciudad que no tiene par. Una de las notas que le dan esta originalidad es la universidad, que ha dado a la población salamantina una diversidad y juventud constante. Todo el entorno universitario está concentrado en una zona que es fácil recorrer, los históricos edificios de las distintas facultades, los jardines, sobre todo el de Calixto y Melibea; el Patio de las Escuelas y los museos comprendidos dentro de este universo, entre ellos el Museo de Unamuno.

En la famosa Plaza Mayor, que ya es una parada obligada para el visitante, está el legendario café Novelty, en dónde podemos encontrar una escultura en conmemoración del famoso escritor Gonzalo Torrente Ballester y por supuesto no podemos olvidar a Unamuno quien también era un cliente frecuente café. Una antigua ciudad con un claro ambiente cosmopolita y una alta cultura y belleza.

Vía: Casa Museo Unamuno, Universidad de Salamanca

Distintas visitas obligatorias


Comienza la temporada de calor y Salamanca se viste de sol. El clima es ideal para recorrer las calles de la ciudad. Un buen recorrido conociendo las torres medievales que están en la ciudad, y si subimos a ellas, podemos aprovechar para tener una vista panorámica de la legendaria Salamanca. La Torre de Abrantes es una de las recomendadas, ubicada en la calle de Jesús. Después se puede ir a la Torre de Clavero, que es del s. XV, era una torre de defensa de la ciudad, y se llama del Clavero, porque en algún momento, ahí viva el encargado de llevar los clavos de la Cruz para las procesiones de Semana Santa. La Torre del Aire, Un dato curioso es que en s. XVIII se convirtió en una fábrica para hacer trabajar a los “ociosos”.

Después están los Palacios, uno de los imperdibles, casi obligatorio a visitar es el Palacio del s. XV de Arias Corvelle, este se divide en un segundo Palacio desde 1470 que es el San Boal, los esplendidos balcones son del s. XVII. El Palacio de Orellana, es totalmente distinto en su arquitectura, ya que la mayoría de este tipo de palacios de la ciudad, son más bien medievales.

Vía: Portal Turístico de Salamanca

Conocer Salamanca desde dos ruedas


Viajar en bicicleta es una opción que no mucha gente se atreve a realizar, pero es en realidad una experiencia llena de gratificaciones. Este vehículo nos da la oportunidad de disfrutar del paisaje, de manera verdaderamente económica y por qué no decirlo, de una manera muy ecológica. Sentir el viento en la cara, el clima sobre la piel, mientras se disfruta de una ruta diseñada para ir de Salamanca a Zamora. Son exactamente 65 kilómetros. No es un recorrido muy largo para los viajeros entrenados en el arte de pedalear.

La ruta comienza en nuestra hermosa Salamanca, el camino sigue por la extensión del el verde de la llanura extendida ante nuestros ojos. Cruzando algunos pueblos entre los que podemos mencionar La Calzada de Valdunciel que pertenece a la comarca de la Armuña, donde podemos aprovechar para admirar el monumento funerario romano que es llamado la Fuente Buena, y que está en las afueras de Valdunciel. Otro pueblo que se cruza por nuestro recorrido es el Cubo del Vino o El Cubo de la Tierra del Vino, o simplemente el Cubo, este pueblo ya pertenece a la provincia de Zamora, y a la salida de éste se encuentra un encinar alucinante.

Vía: Portal de Turismo de Salamanca

Visitando Salamanca al paso


Desde Salamanca el viajero tendrá la oportunidad de realizar una ruta increíble, La Ruta de la Plata. Que comprende una de las más antiguas líneas de comunicación de la península ibérica. La importancia económica y mercantil que en otro tiempo tuvo para todos los pueblos de los alrededores. Lo que era un paso obligado comercial, ahora es una ruta turística de gran importancia cultural. Se puede ir desde Salamanca hacia el sur de la provincia.

Es de gran interés visitar los pueblos y las villas que han ido surgiendo con el paso del tiempo a la orilla del camino. Actualmente hay muchas agencias que ofrecen tours a los turistas para hacer un recorrido con toda la información necesaria, y la comodidad de tener el itinerario preparado. Son veintiocho los municipios que están asociados a la ruta, entre ellos se encuentran Gijón, Mérida, Baños de Montemayor, Hervás, Zafra, Zamora, Fuente de Cantos, Calzadilla de los Barros, entre otros y por supuesto Salamanca. Esta red soporta una gran variedad de ofertas para complacer a todos los visitantes. Turismo arqueológico, cultural, religioso, de deportes de aventura, rural, con actividades al aire libre. Una experiencia que contempla la riqueza gastronómica además de una gran cantidad de alojamientos para distintos presupuestos.

Vía: Portal de Turismo de Salamanca

Salamanca: vacaciones de todo tipo


Esta ciudad ofrece muchos atractivos para todo tipo de visitante, se puede realizar el tipo de turismo, que nos interese más. Proponemos un par de cosas que ver en la legendaria Salamanca si el viaje que hacemos a la bella ciudad es sin compañía, en familia o incluso de luna de miel.
Todos pueden pasar unas vacaciones muy enriquecedoras en Salamanca, las visitas a los museos pueden ser una experiencia que no se olvide jamás. Salamanca nos invita a disfrutar desprejuiciadamente del arte y la historia. La sensación de que al entrar a un museo se tiene que hacer una especie de silencio sepulcral puede alejar a la gente de ellos y sus exposiciones, nos podemos olvidar del silencio y relajarnos. No hay nada mejor que una buena exposición de arte para aproximarse a la cultura. Si a esto le sumamos que el recinto en dónde se expone es un sitio histórico, la sensaciones es mucho más intensa. Las salas de exposición en El Antiguo Colegio de Santo Domingo de la Cruz en el entorno del Convento del s. XVI de San Esteban, o la sala de Exposiciones Espacio Joven, o la de miguel de Unamuno, o Torre de los Anaya. Todos lugares inolvidables ubicados en el casco antiguo de la ciudad.

Vía: Portal Turístico de Salamanca

Ofertas para hospedarse en Salamanca


Si estamos pensando visitar Salamanca, es importante que antes de viajar, hagamos una búsqueda de hospedaje y vuelos. Ya sea en internet o con alguna agencia de viajes cercana, pero podemos encontrar ofertas, e información que no facilite la estancia en esta bella ciudad.

Hay algunos hoteles interesantes en esta ciudad, que se pueden recomendar. Algunos muy lujosos y otros de más bajo costo pero que no demeritan el servicio y el confort del huésped. Por ejemplo un hotel muy lindo, con una decoración muy cuidada es el El Room Mate Vega, de tres estrellas, en el centro histórico, en un edificio antiguo alucinante, pero con unos toques en la decoración que lo hacen muy contemporáneo. Este hotel tiene una terraza hermosa que nos permite admirar a Salamanca desde las alturas. Otro hotel es el Rua Salamanca, también de tres estrellas, ubicado al lado de la famosa Plaza Mayor, muy moderno y lindo. O el Petit Palace Las Torres, muy lindo, con pisos de madera y moderno. De cualquiera de estos hoteles puede llegar caminando a la Universidad o la casa de las Conchas. Por su ubicación céntrica, nos aseguramos de que están rodeados de restaurantes, bares y todos los monumentos históricos.

Vía: Room Mate Hotels

Salamanca: belleza en imágenes


“Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado”… Como decía el ilustre Cervantes gracias a su personaje Tomás Rodaja del Licenciado Vidriera.

Y es que es verdad, pero una vez que se ha estado en está bellísima ciudad de tanta riqueza cultural, artística e histórica, siempre quedan ganas de volver. Después de haber recorrido sus calles, y monumentos, sus iglesias y museos, y haber presenciado sus espectáculos en sus hermosos teatros. Quedan ganas de volver una y otra vez, ya que los festivales, año con año se celebran, en esta ciudad. Y muchos de estos eventos como el Festival de Jazz y el de Teatro, tienen por escenografía las majestuosas calles de Salamanca. También allí se dan lugar a otros festivales que no son del ámbito escénico, como el Festival Internacional de Fotografía de Castilla y León Explorafoto.

La cartelera cultural siempre está completa, ciclos de cine de la Filmoteca Regional, conciertos y por supuesto la Feria del Libro. No hay manera de aburrirse en esta ciudad viva y llena de sucesos artísticos. Y siempre podremos encontrar lugares para hospedarnos que se ajusten a nuestro presupuesto.

Vía: Explorafoto